HELOMAS E HIPERQUERATOSIS

Se definen como proliferaciones córneas en la piel provocada por la presión de superficies rígidas; deformidades del hueso y/o calzado mal adaptado.

Siempre que se forme una callosidad o una dureza es debido a una excesiva presión por parte del hueso y del calzado.

HELOMAS PLANTARES: Aparecen en las cabezas metatarsales (en la planta debajo de lo dedos), por un exceso de presión por parte de estos metatarsianos, generalmente debido a una mala alineación de los mismos, causada por diferentes motivos.

HELOMAS DIGITALES: Aparecen en los dedos en el dorso o en el pulpejo provocados por dedos en garra y clinodactília. En los espacios interdigitales (entre los dedos) estarán provocados por esóstosis o hipertrofias de las falanges.

HIPERQUERATOSIS: Se entiende por hiperqueratosis como las durezas que aparecen en las cabezas metatarsales o en los dedos provocado por un exceso de presión por parte del hueso, pero de un grado más leve que en el caso de los helomas puesto que la lesión que se provoca en la piel es más superficial y no profundiza tanto como en las callosidades.

En muchas ocasiones las hiperqueratosis suelen evolucionar y formar helomas si no se aplica el tratamiento adecuado.

Estas callosidades y durezas suelen ser dolorsas por la presión que provocan en una zona del pie en la que ya hay demasiada presión por parte del hueso.

El tratamiento quiropodológico se aplicará en un primer momento y consistirá en la eliminación con el bisturí de estas durezas y callosidades, siendo un proceso totalmente indoloro, ya que el tejido que se elimina es un tejido inerte.

El tratamiento quiropodológico no trata la causa del problema (presión del hueso), por lo tanto si el problema reaparece se realizará un minucioso estudio para detectar la causa y aplicar el tratamiento ortopodológico o quirúrgico idóneo con el fin de solucionar el problema definitivamente y evita la reaparición de estas callosidades y durezas.

El calzado jugará un papel muy importante ya que puede ser el responsable de colocar los huesos del pie en una mala posición de modo que estos huesos presionen y provoquen la formación de la callosidad. El calzado debe de analizarse minuciosamente antes de ser comprado y debe de garantizar un espacio suficiente para el pie.

C/ Doctor Fleming, 12 · 03680 Aspe (Alicante)
Teléfono 965 490 698

Todos los derechos reservados · © CPYBA 2015
diseño y desarrollo: entrepuntos